Tazas

El mundo de las tazas puede ser apasionante, sobre todo para los amantes de la decoración, y para los frikis de las series y el cine. Las tazas pueden ser un detalle importante para dotar de personalidad nuestra casca. Son un elemento sencillo pero que a la vez expresa mucho sobre la personalidad de cada uno. A nosotros, es un objeto de colección que nos apasiona, y que personalmente, coleccionamos. Y a ti, ¿te gustan las tazas? Si tú también tendrías una habitación llena únicamente de tazas para contemplar, aquí podrás encontrar una buena colección que te ayude a completar la tuya, o que sea el regalo perfecto.

¿Sabes cuál es el origen de las tazas? Ya por el neolítico, hacia el 4000 a.C., aparecen las primeras piezas de cerámica en la Península Ibérica. En el Egipto faraónico, sobre el 2800 a.C, había vasijas cerámicas moldeadas en torno. Los chinos, descubrieron la porcelana, y comenzaron a crear tazas de té y vajillas sobre el año 206 a.C. A Europa, llegaron en el siglo XVII. Los ingleses, añadieron el plato a la taza de té con el propósito de enfriar las infusiones y no quemarse, además de servir para no derramar. Finalmente, se le añadió un asa para sujetarla y no quemarse las manos, a mayores, de dar ese toque de distinción de tomar el té. El acto de tomar el té, se convirtió en un acto social y en una costumbre típica de los ingleses.